martes, 13 de mayo de 2014

Zapatillas de porcelana

Hubo hace muchos muchos años, en un pequeño pueblo de Italia, una pareja. Esta pareja ya no era joven, era mayor, casi anciana. Ambos tenían ya 50 años de edad. Desde los veinte años habían estado buscando un hijo, jamás lo habían conseguido, pero justo cuando parecía que si, la madre tuvo sangrado y el futuro bebé murió. 

Sin embargo, a pesar de lo doloroso que fue, siguieron intentando, pero cada vez menos. Llegó un punto en el que la esposa ya era demasiado mayor para tener hijos y no les quedó de otra más que darse por vencidos. Cada vez que alguno de los dos salía de casa y veía a los niños reír y jugar por las calles, no podía evitar que una lágrima les brotara de los ojos. Tener un hijo siempre había sido su mayor deseo y ahora parecía que jamás se cumpliría. 

Una noche, la esposa fue a visitar lo que alguna vez estuvo destinado a ser el cuarto de Lydia, la hija que jamás tuvieron. Justo hace 20 años se encontraban preparando todo para su llegada. Estaba la cuna al centro de la habitación. Tenía sábanas de seda color lila y un oso de peluche. Había un mueble a la izquierda, que tenía más animales de peluche y ropita de bebé que había tejido la que en un tiempo pudo haber sido la abuela de la niña. También había un tocador a lado de la ventana. En el tocador había una caja musical, que había pasado de generación en generación. Le dio cuerda y la abrió, la música sonaba mientras la pequeña bailarina del centro daba vueltas y vueltas. Se acerco a la ventana, había una estrella enorme que se veía todas las noches sin falta al menos que hubiera niebla. Cerró los ojos y pidió un deseo, estaba convencida de que no funcionaría, pero aún así lo hizo. Salió de la habitación dejando abierta la caja musical, que por cierto, había dejado de tocar.

Después de que se fuera, una pequeña luz apareció en la habitación, esta luz se transformó en una pequeña hada. Se trataba de Dalia, el hada de los deseos y la curiosidad. Dalia sacó una varita de su manga y apuntó hacia la pequeña bailarina de porcelana. Dijo las palabras mágicas las cuales solamente se escucharon como "tin, tin" al ser su voz tan aguda y bajita para un oído humano. Después de hacer el hechizo, la bailarina desapareció de la caja musical y se transportó al piso. De ahí fue creciendo y creciendo y creciendo hasta tener la estatura promedio de una niña de diez años.

La bailarina abrió los ojos. Parecía que se había despertado de un largo sueño. Se estiraba y bostezaba. Luego miró al piso y encontró al hada Dalia. Esta voló hacia su nariz y le dijo:

-¡Hola! Soy Dalia, el hada de los deseos y la curiosidad. Hoy acabo de darte vida a petición de una mujer que estaba aquí hace unos momentos. Te sentirás algo confundida al principio, pero pronto te sentirás como en casa.

-¡Pero no se quién soy, ni cuantos años tengo, ni como me llamo, ni lo que me gusta!-Contestó la bailarina

-Bueno.-Dijo Dalia.-No puedo decirte quién eres ni lo que te gusta, pero seguro que puedo darte un nombre y una edad.

Dalia pensó y pensó durante un minuto y dijo:

-¡Ya se! ¡Tu nuevo nombre será Mila y tendrás 10 años a partir de ahora! Ahora que sabes tu nombre y tu edad, es tiempo de que descubras quien eres y lo que te gusta. Empieza por conocer a tus nuevos padres. Están en la habitación de el fondo.

Mila dijo que si con la cabeza y siguió las instrucciones de Dalia. Tocó la puerta y un hombre con una vela en la mano con algo de sueño se presentó. Lo primero que vio fue a una hermosa niña de cabello rubio peinado en un chongo, ojos azules y piel clara como la leche. Tenía un aspecto muy inocente. Le pareció bastante curioso que estuviera vestida como una bailarina.

-¿Te perdiste?-Dijo el señor.

-No.-Contestó Mila.-Estoy aquí por que soy la hija que tu y tu esposa han estado esperando mucho tiempo.

El señor llamo a su esposa, ella ya estaba despierta. No podían creer lo que estaba pasando. Su sueño se había hecho realidad.

-Hija mía, ¿Como te llamas?-Dijo la mujer.

-Mila

Mila fue muy querida por sus padres. Le hacían de comer todo lo que le gustara, jugaban con ella y la querían mucho. Fue enviada a la escuela, en donde hizo muchos amigos, pero era envidiada por alguien que se hacía pasar por una de sus mejores amigas. Su nombre era Isabella.

Un día, mientras caminaban por el patio de la escuela, sin que Mila se diera cuenta Isabella le puso un pie y cayó al suelo. Se rompió totalmente un trozo del hombro que después le repusieron. Quedó al descubierto que Mila no era totalmente humana y que seguía siendo de porcelana. La gente intentó tener más precauciones con ella para que no se rompiera. Isabella aprovechó esto para buscar la manera de deshacerse de ella. La semana siguiente toda la escuela iría a una excursión al río.

Llegó ese día. Todos iban vestidos de verde para poder identificarlos fácilmente. Isabella observaba como Mila se adueñaba de sus amigas, supo que había que hacer algo rápido. Entonces se le ocurrió una idea...

-Mila, ¿quieres ir a caminar conmigo?-Dijo Isabella tratando de ocultar sus malas intenciones.

-¡Claro!-Dijo Mila.

Se alejaron del grupo y se dirigieron a un puente colgante. A medio camino, Mila ya no quería seguir, pues le daba miedo caerse y romperse totalmente. Sin embargo, Isabella la tenía acorralada y ya no podía regresar.

-¿Qué haces? ¡Déjame regresar!

-No lo haré.-Dijo Isabella mostrando ya sus verdaderas intenciones.

Mila estaba tan desesperada que comenzó a llorar. Isabella aprovechó este momento de debilidad para arrojarla por un agujero que había en el puente. Lo hizo y Mila cayó en las rocas, convirtiendo solamente en pequeños pedazos de porcelana.

A los pocos minutos llegaron los demás. Nadie había visto nada, así que Isabella dijo que había sido solo un accidente. Todo el mundo le creyó.

La profesora fue a darle la mala noticia a sus padres esa tarde. La madre lloró como jamás lo había hecho en su vida. Cada año que pasaba, la pareja recordaba con mucho cariño a la única y fugaz hija que tuvieron...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, esto fue todo, espero que les haya gustado :)
Oigan, puse una encuesta a lado de las entradas... VOTEN PORFAVOR!!


21 comentarios:

  1. Hola!!
    Jolín! El final no me lo esperaba.. :( que bonita historia! Es preciosa! Escribes super bien!!!

    Besoos!!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado pero te voy a matar por ese final T_T
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué final más triste :"( Mila y su familia deberían haber tenido más suerte, pobres.
    Bueno, muy bonito texto :D Un beso

    ResponderEliminar
  4. Soy de este tipo de finales ;) me ha gustado.

    Me quedo por aquí que vine por un comentario en mi blog y me ha gustado el sitio.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. me ha encantadooo escribes super bieeen!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, me encanta como escribes, no dejes de escribir nunca. Date una vuelta por mis blogs http://claudiagutierritos.blogspot.mx/ y http://theodysseyreader.blogspot.mx/ Besos :*

      Eliminar
  6. Gran blog! De verdad me encanta! Besos pàsate por el mio: http://cocochanelismyqueen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Hola!!
    Jooo ha sido precioso, me ha llegado *-*!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias estacionadora de libros!! Me alegro de que te haya gustado!!

      Eliminar
  8. WAAAAAAAUUUU COMO SE TE OCURRIÓ ESTO? increíble, te quedó realmente increíble! *-*
    ¡Un grandísimo saludo!:*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!
      Bueno, de chiquita un día estaba viendo la tele y mi mamá me puso un programa en el que pasaban cuentos de niños. Había uno de una pareja que igual quería tener hijos, pero no podían por que ya eran ancianos. Un día construyeron un mono de nieve y al día siguiente cobró vida y se convirtió en su hija, le pusieron Amelia. Al final se derrite porque pasa cerca de una fogata. Me inspiré en esto para hacer este cuento :)

      Saludos!! :D

      Eliminar
  9. ¡Qué bonito! ¡No dejes jamás De escribir, lo haces genial!
    Un besito, gracias por haberte pasado por mi blog ^^

    ResponderEliminar

¡Adelante! ¡Da tu opinión! Puedes escribir lo que sea... No hay reglas para comentar en este blog :)

Atte: Ƹ̴Ӂ̴ƷARIA Ƹ̴Ӂ̴Ʒ